Reflexiones sobre el accidente del LV-MNO

Editorial

Me parece muy interesante publicar estos comentarios que se hicieron en la entrada correspondiente al accidente protagonizado por el avión perteneciente a la escuela Fly Tango, el LV-MNO. Por eso antes de leer este editorial, lean los comentarios que siguen:

Los comentarios

Comentario 1

Anónimo dijo…

Como en la mayoria de las escuelas de vuelo de Buenos Aires, esta es una de las que no mantenia bien a los aviones para abaratar costos.
El mismo dia, otro avion tuvo que permanecer en tierra por falla en el motor.
Las casualidades no existen, soy instructor de vuelo de avion y vole los aviones de esta escuela, estan mal mantenidos. Problemas de frenos, problemas de motor, usan combustible de auto, guardan el combustible en una chabeta. TODO MAL.
4 de octubre de 2010 19:45

Comentario 2

Anónimo dijo…

Estoy de acuerdo con el otro instructor. Yo fui compañero en la comercial de primera de Diego Popowski, nos sentabamos juntos y incluso lo llevaba a la casa despues de cursar, un excelente instructor, piloto y persona. Serio como el solo y con una personalidad unica. Soy instructor de vuelo y com 1era. Esto no es casualidad, y no por nada se caen como se caen. Los aviones estan muy mal mantenidos. Pero como nos gusta volar, tanto a alumnos como instructores, y no queda otra para cumplir con nuestra vocacion hacemos vista gorda y volamos en aviones que dejan mucho que desear. Y bueno cada tanto, nos cobran caro el cumplir con nuestro sueño de convertirnos en pilotos. Yo logre sumar mis horas. Pero hay que volar con el culo en la mano, estos aviones no dan mas, no puede ser que los instructores esten negro, se nos explote asi, y todos miramos para otro lado. Esto es simplemente una consecuencia predecible. Por que por el piloto no cayo y doy fe, Ya que como amigo del difunto, ES UNO DE LOS MEJORES COLEGAS QUE CONOCI. Excelente y responsable. Realmente lamento mucho la perdida de un excelente piloto y una excelente persona. Espero sirva para replantearse un poco las cosas.
5 de octubre de 2010 00:27

Lo que expresan estas personas es una realidad, lo que se denomina un secreto a voces. Es una realidad que cuesta caro, tan caro que no se puede establecer un valor monetario: la propia vida.

¿Hasta cuando se continuará así? ¿vale la pena bajar costos de esta forma? Yo comprendo el tema, soy piloto y se lo que significa las ganas de volar y sumar horas y que la plata no alcanza. Es muy largo el camino y el costo económico más aún. No es un profesión precisamente «igualitaria» sino todo lo contrario, elitista. Sin dinero no se logra nada. Pero aquí vemos el resultado de ello, dos personas muertas.

Podemos ver en esta misma página los trabajos realizados por una institución como el Aeroclub Ushuaia en el mantenimiento de aeronaves y la implementación de su propio programa SMS, elaborado en base a las necesidades particulares. No creo que les sobre la plata, tampoco creo que sean personas de otro planeta. Son responsables, primeramente de sus vidas, de la vida de los alumnos y los pasajeros transportados y de las personas en tierra que pueden salir dañadas por un accidente. Priorizan, se trata de eso. Tienen en claro que es lo importante. Si ellos pueden quiere decir que se puede, que gestionando responsablemente se puede lograr.

Poner combustible para automoviles se ha convertido en algo bastante común dentro del ámbito aeronáutico, tengo comentarios frecuentemente sobre esta práctica. Motores que no están preparados para ello, la falla ya no es un accidente simplemente va a llegar solo es cuestión de tiempo.

Si me subo a una aeronave que no está en condiciones, paso a ser partícipe de aquello que critico. Como un comandante de línea aérea que se sube a su vuelo sin el combustible reglamentario, también es responsable, y pasa muy amenudo. Existen las presiones, obvio, de la escuela, de la línea aérea, del alumno por volar, etc pero algún día se tendrá que poner al descubierto todas estas realidades para dar el debate necesario; comprometerse a fondo en buscar la forma que por parte del Estado se subsidie a las escuelas de vuelo, se establezcan becas para alumnos pilotos.
Por cada pasaje que Aerolíneas Argentinas vende el Estado Nacional eroga $500, si como se lee no es un error, subvenciona cada pasaje en esa cifra. Los pilotos que trabajan tanto en Aerolineas como Austral en algún momento de sus carreras pasaron por un aeroclub, una escuela de vuelo. No nacieron a los mandos de un 737.

¿Sería descabellado pensar que el Estado podría subvencionar a las escuelas de vuelo con el fín de que más pilotos se formen cumpliendo todas las normas de seguridad establecidas? No me parece descabellado, solo se podrá obtener con un compromiso ciudadano. Presionando al Congreso Nacional, a los legisladores.
Todos los que leen el blog saben de mi compromiso con el tema del radar del aeropuerto de Mar del Plata, para que lo pongan nuevamente en servicio. He escrito a legisladores, me he comunicado vía email, telefónicamente; escribo todos los días, molesto todos los días y se que se logrará llegar a buen puerto. Y esto en forma solitaria. Con el compromiso de todos los que estamos involucrados en la actividad se pueden lograr objetivos, es solo cuestión de plantearlos.

Seguir lementando vidas es muy cruel, pero de no cambiar el panorama es inevitable. Debemos de una vez por todas plantear los temas que todos conocemos y llevarlos a la luz pública.

Roberto Julio Gómez