Riesgo deseado

En cualquier actividad humana, las personas aceptan un cierto grado de riesgo que es estimado subjetivamente, a cambio de los beneficios que esperan obtener de dicha actividad.
Habitualmente chequeamos continuamente la magnitud del riesgo al que sentimos estamos expuestos, aunque no seamos plenamente conscientes de ello. Por ejemplo, al cruzar una calle con el sem谩foro peatonal en rojo. Evaluamos el riesgo con base en nuestra necesidad de cruzar sin esperar que el sem谩foro nos habilite para hacerlo. El apuro por llegar al lugar que cierra en cinco minutos, nos hace asumir riesgos que en otra situaci贸n no los tomar铆amos.
Antes de cruzar, en segundos, comparamos la magnitud del riesgo que estamos dispuestos a aceptar y trataremos de reducir la diferencia entre ambas magnitudes a cero. Si el nivel de riesgo subjetivamente experimentado es menor que el aceptable, habr谩 tendencia a realizar acciones que incrementan la exposici贸n al riesgo. Sin embargo, si el nivel de riesgo subjetivamente experimentado es mayor que el aceptable, las personas trataran de tener mayor precauci贸n.
La percepci贸n se relaciona con los procesos mentales que tratan y eval煤an los datos que recibimos a trav茅s de nuestros sentidos. No percibimos la realidad tal cual es, sino que percibimos lo que nuestros sentidos interpretan de la realidad. Por eso tenemos que tener en cuenta las ilusiones 贸pticas, la desorientaci贸n, etc. Lo que llamamos conciencia situacional.
Cuando los beneficios esperados de la conducta arriesgada son altos y los costos esperados son percibidos como relativamente bajos, el nivel de riesgo deseado ser谩 alto. El t茅rmino 鈥渄eseado鈥 se usa como sin贸nimo de 鈥減referido, aceptado, tolerado y subjetivamente 贸ptimo鈥,
el nivel de riesgo deseado est谩 determinado por cuatro categor铆as de factores motivantes:
  1. Las ventajas esperadas de alternativas de conducta comparativamente riesgosa: por ejemplo, ganar tiempo por apresurarse, hacer una maniobra arriesgada para combatir el aburrimiento.
  2. Los costos esperados de alternativas de conducta comparativamente riesgosa: por ejemplo, costos de reparaci贸n del avi贸n, seguro m谩s caro por tener accidentes.
  3. Los beneficios esperados de alternativas de conducta comparativamente segura: por ejemplo, no tener costos adicionales.
  4. Los costos esperados de alternativas de conducta comparativamente segura: por ejemplo, el usar un cintur贸n de seguridad inc贸modo, ser llamado cobarde por los amigos.
Mientras m谩s altos sean los valores en las categor铆as 1 y 4, m谩s alto ser谩 el nivel de riesgo deseado. El nivel de riesgo deseado ser谩 m谩s bajo al elevarse los valores en las categor铆as 2 y 3.
Algunos de los factores estimulantes en las cuatro categor铆as son de naturaleza econ贸mica; otros son de tipo cultural, social o psicol贸gico. Generalmente, son profundamente internos, por lo que la mayor铆a de las personas, gran parte del tiempo, no los percibe conscientemente. Por lo tanto, el nivel de riesgo deseado no deber铆a ser visto como algo a lo que las personas llegan por el c谩lculo consciente de probabilidades entre varios resultados posibles y sus valores respectivos positivos o negativos.
La expresi贸n 鈥渘ivel de riesgo deseado鈥 no debe ser entendida como implicante de que las personas se esfuerzan por un cierto nivel de riesgo por su propio gusto. Riesgo deseado no significa riesgo por el 鈥減lacer鈥 de sentir riesgo.
Hay situaciones en que solo nos queda la aceptaci贸n pasiva del riesgo. Esta es una situaci贸n t铆pica del viaje a trav茅s de medios de transporte, por ejemplo un avi贸n. Una persona toma esa decisi贸n antes del acto de abordar. Virtualmente, no tiene control sobre lo que pueda ocurrir despu茅s. As铆, el nivel subjetivo de riesgo puede ser elegido en el sentido de ser preferido o deseado, pero en otros casos puede ser m谩s bien descrito como aceptado o tolerado.
Algunas de las variaciones en el riesgo deseado son relativamente de larga duraci贸n, por ejemplo, aquellas debidas a valores culturales, el estatus socioecon贸mico de la persona, la ocupaci贸n, las conductas del grupo de amigos, el nivel de educaci贸n, la edad, etc.聽 Por el contrario, las variaciones de corto plazo en el riesgo deseado ocurren dentro del mismo individuo y son debidas al prop贸sito espec铆fico del viaje y la urgencia de llegar a tiempo, las preocupaciones actuales con los eventos estresantes de la vida, el humor, la fatiga, el estar bajo la influencia de alcohol, etc.
Finalmente, algunas variaciones en el riesgo deseado son moment谩neas y pueden cometerse por la misma persona dentro de un mismo viaje. Si estamos conduciendo un auto, el nivel deseado se eleva despu茅s de una espera en el tr谩fico, por ejemplo habernos quedado esperando ante una barrera baja.
En el 谩mbito aeron谩utico, un cambio repentino en las condiciones meteorol贸gicas, puede incrementar el deseo del piloto de llegar a su destino tan pronto como sea posible y de esta manera incrementan su riesgo deseado.
La percepci贸n del riesgo incluye numerosos factores que abarcan creencias, experiencias, sentimientos y actitudes. Refleja disposiciones culturales y sociales m谩s amplias.
Gesti贸n de riesgos
La percepci贸n del riesgo juega un papel importante en una amplia gama de 谩reas de la gesti贸n de riesgos, incluyendo:
A. La comunicaci贸n
B. La tolerancia y la aceptaci贸n de riesgos, incluidos los criterios utilizados.
C. La formulaci贸n de pol铆ticas
D. La planificaci贸n.
E. Hacer frente a las incertidumbres.
F. El equilibrio entre los costos y las acciones de mitigaci贸n que incluye el concepto ALARP.
Las personas perciben el riesgo de diferentes maneras. Esto es lo que hace que cuando presentamos los riesgos inherentes a un peligro detectado, su comunicaci贸n, sea todo un desaf铆o.
En forma inconsciente, toda persona enfrentada a un riesgo cualquiera, determinar谩 su conducta como consecuencia de un proceso subjetivo previo que se presenta en dos fases:
En la primera, percibe los factores que constituyen el peligro, los analiza, hace una evaluaci贸n y se forma un juicio al cual se denomina riesgo percibido (coincidente o no con el riesgo objetivo, por lo que este 煤ltimo, eventualmente, puede ser subestimado o sobrestimado por una persona).
A continuaci贸n, en la segunda fase, el individuo considera las ventajas y desventajas que implicar铆a asumirlo y, como consecuencia, establece el grado que tomar谩, es decir, cuanto riesgo afrontar谩 efectivamente, a lo que se llama riesgo aceptado o deseado (lo que no significa que se experimente gusto o placer por el riesgo mismo, de sentirlo ser铆a un temerario).
La identificaci贸n del peligro es el paso m谩s importante en un proceso de gesti贸n de riesgos. Esta es un 谩rea donde, por desgracia, el postulado de que 鈥渓a ignorancia es felicidad鈥, puede convertirse en una cat谩strofe. Que no identifique un peligro, a priori, me llevar谩 a pensar que est谩 todo bien (ser feliz), pero no evitar谩 un incidente o accidente.
Las preguntas formuladas, a menudo, despu茅s de un accidente son:
驴Por qu茅 no fueron identificados los eventos previos? Incluso cuando se identific贸 un caso potencial, aunque poco probable, lejano, 驴por qu茅 no se tom贸 ninguna acci贸n por parte de la organizaci贸n? En otras palabras, 驴cu谩l es la base sobre la que se determin贸 que era algo muy poco probable o ‘lejano’, para justificar la inacci贸n?
Se trata, como dije al principio, de la relaci贸n din谩mica entre la entidad del riesgo que se percibe y la cantidad que se acepta: En cualquier actividad en curso, las personas monitorean continuamente la magnitud del riesgo al que sienten que est谩n expuestas. Luego la comparan con la magnitud del riesgo que est谩n dispuestos a aceptar y tratan de reducir la diferencia entre ambas magnitudes a cero.
De esta manera, si el nivel de riesgo subjetivamente experimentado es menor que el aceptable, la gente tiende a embarcarse en acciones que incrementan su exposici贸n al riesgo. Sin embargo, si el nivel de riesgo subjetivamente experimentado es mayor que el aceptable, la gente trata de ser m谩s precavida.
Consecuentemente, las personas elegir谩n su siguiente acci贸n de tal manera que la magnitud del riesgo subjetivamente esperado sea igual al nivel de riesgo aceptado. En el transcurso de la acci贸n siguiente, el riesgo percibido y aceptado son nuevamente comparados, y la siguiente acci贸n de ajuste es elegida con la idea de minimizar la diferencia entre estos y as铆 sucesivamente. Pasando en limpio. Cada acci贸n que realizo estar谩 ajustada para que la diferencia entre el riesgo percibido y aceptado sea la menor posible, seguir茅 鈥渁justando鈥 mis decisiones para que la diferencia sea la menor posible o directamente sea eliminada.
Cada acci贸n de ajuste, en particular, implica una probabilidad objetiva de riesgo de accidentes o incidentes. Entra en juego la toma de decisiones.
Si las interacciones (SCHELL) no se identifican de forma sistem谩tica, un evento potencial de producir un incidente o accidente puede deslizarse a trav茅s del sistema sin ser detectado o en el peor de los casos, detectado y no tenido en cuenta.
Peligro no es igual a riesgo y esta distinci贸n es fundamental.
Si nos centramos solo en el an谩lisis de riesgos, sin identificar las causas subyacentes de esos riesgos, estamos errando el camino.聽 Las preguntas a hacer son: Qu茅 puede salir mal?, 驴Qu茅 tan grande puede ser el evento?, 驴Con qu茅 frecuencia se puede dar?
La identificaci贸n de peligros de este nivel tiene que ver con el peligro inherente y las medidas de protecci贸n para evitar que las defensas sean vulneradas.
El an谩lisis de riesgo, en ocasiones, comienza con un incidente (lo que puede ir mal), utiliza modelos de an谩lisis de las consecuencias para estimar la gravedad (que tan grande), utiliza las bases de datos para la estimaci贸n de la frecuencia y calcula el riesgo.

 

Paz y bien
Hasta la pr贸xima
Roberto G贸mez

Si te gust贸 esta publicaci贸n y queres ser parte, pod茅s colaborar con el mantenimiento de la p谩gina:

Invitame un caf茅 en cafecito.app